Seeguidoreeees

jueves, 15 de marzo de 2012

Después de besarla gritó: ¡SOY EL REY DEL MUNDO!
Ella sonrío.
El la miró sonreír. 
Probablemente era el sol que reflejaba sus ojos,
o el viento cálido que hizo mover su pelo,
Estaban enamorados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario