Seeguidoreeees

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Carta a un desconocido, de una enamorada sin sentido.

Es la carta mil doscientos treinta y cinco que te escribo y la mil doscientos treinta y cuatro que NO vas a leer. 
Es difícil poner nuestra historia en una carta muy larga porque bueno... Lo nuestro no fue tan largo, es más, casi diría que no fue. Pero bueno, como es de costumbre para mi fue, corto o largo plazo pero fue y desgraciadamente para mi es, sos, mejor dicho. Porque si, todavía si estas presente y sigo soñandote, pensándote, de hecho viendote (y eso es literal). El viendote conlleva, viendote en la calle, en tu casa, en mi casa o a la salida de un boliche llendote con otra. 
Obviamente, como verás la equivocada nuevamente soy yo, porque bueno, no fuimos, ni somos, ni seremos nada más que amigos. A eso vamos, fui amiga del amor de mi vida y lo considero el peor error de mi vida, ¿Porque? porque ser amigos quiere decir que vos contas conmigo para lo que sea incluso para contarme tus problemas amoros, de los cuales, como todo minita masoquista me encanta saber, para ver en que andas. Pero como ya fui amiga de alguien importante amorosamente para mi, se que esta vez no me la voy a bancar. Porque yo me considero muy buen amiga y sé (no tengo ninguna duda) que cuando vos necesites contarme que tal mina te dejo o te lastimo la que va a estar ahí a pesar de que ella se caiga a mil pedazos, soy yo. Y yo obvio que no te voy a contar mis problemas amorosos, porque obvio volvemos a lo mismo, yo si voy a pensar en vos y en que no me gustaría ponerte en ese lugar; por más que a vos te chupe un huevo. Capaz ese sea mi problema, pienso más en los demás que en mi (con esto no quiero decir que sea mejor que nadie, de hecho soy peor que muchos, pero bueno, vale la aclaración). Y si, vos también estas antes que yo y que muchos en la lista. En fin, no podemos ser amigos, no porque no quiera, sino por el simple hecho de que soy cobarde y tengo miedo a que me vuelva a doler, aunque, también me duele ni siquiera hablarnos, pero creo que duele menos que darle consejos al pibe que te gusta para que sea feliz con otra persona, ¿vieron que difícil leerlo? bueno llevarlo a cabo es fácil treinta veces peor. Me da mucha bronca que la primera vez que me mande una cagada, por pensar en mi, haya sido con vos y haya terminado todo así, pero bueno las cosas pasan por algo. Solo decirte que me arrepiento todas las noches mientras te extraño. Entonces, lo que queda de nosotros son esas fotos y esos pocos recuerdos, que para vos no son nada y para mi son todo. Y obvio que mis mil cartas escritas de las cuales solo leíste una, no porque no quisiste, sino que, porque nunca te las mande por miedo. Te quiero y justamente por eso acepto la decisión que tomaste de que no estemos juntos, pero espero, que vos también puedas entender que no es que no quiero ser tu amiga porque te odio, sino, simplemente porque me doles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario