Seeguidoreeees

viernes, 20 de diciembre de 2013

Contuvo el aliento, se quedo quieto unos instantes y luego, muy suavemente, me beso el cuello siguiendo la línea de la mandíbula. Me volví entre sus brazos para besarle sus labios. Su reticencia a dejarse llevar me encantaba y me enloquecía al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario