Seeguidoreeees

martes, 27 de mayo de 2014

De tres cosas estaba absolutamente segura. Primera, Edward era un vampiro. La segunda, había una parte de él y no sabía si era la parte dominante, sedienta por mi sangre. Y la tercera, que estaba 
incondicionalmente e irrevocablemente enamorada de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario