Seeguidoreeees

martes, 10 de enero de 2017

Hablando por mi. Jamás deje que el orgullo nos venciera, aunque de orgullo era de lo único que estábamos hechos.
Mi orgullo nunca detuvo de mis labios un ''te amo'', un ''te extraño'', un ''por favor hay que vernos, arreglemos esto''.
Mi orgullo, a pesar de tu constante falta de atención, nunca me detuvo al verte con la mirada más tierna del mundo, aunque solo tuvieras ojos para el mundo pero nunca para mi.
Pero por tu parte, tu orgullo, destruyó cuanto te amé, cuanto por ti luché y por último, me destruyó a mi por completo.
Orgullosos tanto uno como otro, pero de ninguna manera mi orgullo iba a ganarle al tuyo, yo si te amé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario