Seeguidoreeees

sábado, 19 de julio de 2014

Luego duermes y yo pienso que tal vez sólo sea posible el amor cuando no lo retienes como a un preso porque siempre querrá escapar. 
Quizá deberíamos aceptar la posibilidad de la caducidad del paraíso, tolerar la intermitencia de la felicidad, no meternos más en la boca la palabra porvenir y agradecer que estás aquí, ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario